16 abr. 2014

Métiers d'Art Paris-Dallas 2013/14 - Chanel


Karl Lagerfeld, la mente más brillante de la industria de la moda, presentó su colección Prefall 2014 como nunca antes se había visto. Paris-Dallas, la temática más icónica de la firma hasta el momento, se inspiró en las películas Western que se presentaban en las salas de cine de antaño, donde cowboys, indios y pistoleros convertían la trama en una auténtica aventura del Viejo Oeste.


 Esta colección se caracterizó por adoptar una clara inspiración Western con la elegancia parisina de la marca. Las modelos lucieron imponentes con el allure del Viejo Oeste realzado con tocados, sombreros y joyería de proporciones y diseños majestuosos. 


 Vaqueros vs. Indios al más puro estilo del Kaiser, Karl Lagerfeld. Los tejidos de punto de inspiración étnica, flecos y plumas nos transportan a otra era. Chanel es la casa pionera de esta tendencia. 
Destacaron colores como el negro, blanco, camel, borgoña, granate, azules profundos y denim. 



Los flecos y olanes reinaron estos looks, adornando la pureza del blanco. Fueron realzados magistralmente con suéteres de punto, ponchos, botas y sombreros muy al estilo Western. 



 Tal como las dueñas de los salones donde los vaqueros se enfrentaban en duelos, la musa de Chanel fue encarnada con vestidos en tonos oscuros de telas vaporosas y grandes olanes, los cuales se reinventaron con toques de estampados étnicos en colores vibrantes.  




Las cinturas altas, la maxi joyería y las perlas lograron darle un aire innovador al look Western. Con estos accesorios deja de lado la rigidez para convertirse en una máxima declaración de estilo para esta temporada. 



El camel es un imprescindible de esta colección, donde el tweed y el cuero lo elevan a nuevos niveles de sofisticación. Estos dos look reflejan un estilo  más adaptable de la tendencia para la mujer actual.




Los tonos borgoña y granate fueron protagonistas de este desfile de otoño-invierno. Las siluetas del Viejo Oeste se vuelven actuales y totalmente avant garde con flecos y cuellos victorianos. 





El toque final lo dieron las piezas en denim, un giro inesperado dentro del desfile donde predominaron los tejidos de punto y el tweed. Karl Lagerfeld le imprime a la mezclilla su sello Western parisino con un aire casi aristocrático que contrasta con la esencia despreocupada de este material. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario